Modelo Educativo CEST Centro de Estudios Superiores de Tepeaca

Plantear un modelo educativo propio es necesario para marcar el curso en nuestro proceso de enseñanza-aprendizaje que esclarezca y delimite las responsabilidades de la institución, así como de los miembros que la conforman, con el fin de alcanzar nuestros objetivos educativos. Como lo describe Díaz-Barriga (2013) el modelo educativo se define como el instrumento para direccionar la actuación de los procesos de enseñanza y aprendizaje, orientando la planeación, organización, dirección y seguimiento de los procesos educativos de la institución, así como el actuar de las partes formadoras de la comunidad educativa.

Proceso de enseñanza – aprendizaje.

En el Centro de Estudios Superiores de Tepeaca el proceso de enseñanza – aprendizaje se define de manera evolutiva, por lo cual es dividido en 4 etapas.

imagen de modelo educativo
CES Tepeaca estrategia1

Etapa 1. Centrado en el docente enmarcado en el paradigma conductista, en donde el docente es quien brinda las herramientas, traza la dirección y los objetivos del proceso de enseñanza – aprendizaje, desde el semestre 1 al semestre 5.

Etapa 2. Centrado en el docente con mayor participación del alumno enmarcado en los paradigmas conductista y cognitivo, en donde el docente dota de libertad al alumno y le permite interactuar dentro del aula con investigaciones propias, comparando lo aprendido en el salón de clase con lo que experimenta en la práctica controlada fuera del aula, desde el semestre 6 al semestre 8.

Etapa 3. El alumno comienza a formar parte central del proceso enseñanza – aprendizaje con una participación cada vez menor del docente en trabajo colaborativo, enmarcado mayormente en el paradigma cognitivo y de en menor manera en el paradigma conductista, convirtiendo al docente en un observador activo del desarrollo del alumno, abarcando los semestres 9 y 10.

Etapa 4. El alumno se convierte en un ser autónomo, es decir se encuentra en completa independencia de la intervención del docente, desarrollando su propio conocimiento interactuando con el sistema en un proceso de retroalimentación, en donde el aprendizaje se vuelve significativo a través de esta interacción, comprendemos que esta etapa se desarrolla en el internado y servicio social del alumno.

A través de estas cuatro etapas logramos cumplir nuestros objetivos de aprendizaje y simultáneamente alcanzamos el perfil de egreso. De acuerdo con Coll (2007) el alcance de estándares de calidad educativa fortalece la formación con sentido humano que impacta directamente en la preparación de los recursos humanos para la salud, altamente capacitados técnica y científicamente, con vocación de servicio, y que procuren ser agentes que faciliten cambios hacia la mejora en los espacios en los que se coloquen social, cultural y laboralmente.

El egresado responde pertinentemente a las demandas sociales actuales y a los requerimientos del perfil del recurso humano que las instituciones públicas y privadas requieren. A través de la interacción con el medio y sus necesidades, en congruencia con sus objetivos personales innova y aporta a través del ejercicio de la docencia y la investigación, busca la actualización y el acceso a estudios de especialidad y posgrado garantizando una mejora continua.

Principios del ejercicio académico.

El Centro de Estudios Superiores de Tepeaca redacta 6 principios en los que basa el quehacer del proceso de enseñanza – aprendizaje de los miembros que lo conforman.

  1. Fortalecer los procesos de enseñanza-aprendizaje.
  2. Fomentar la calidad en el profesorado.
  3. Generar estrategias para vincular la formación teórica con la clínica, de forma que las habilidades, conocimientos y técnicas en los estudiantes, se desarrollen en beneficio del crecimiento profesional del alumno en formación médica.
  4. Estimular y acrecentar el conocimiento científico y técnico en el área de la medicina general.
  5. Fortalecer el sentido humano.
  6. Desarrollar acciones que le permitan ser promotor y difusor de la ciencia, y la cultura.

Conclusión.

Para cumplir con la tarea que el CEST se ha impuesto y con las necesidades que el proceso globalizador que envuelve al mundo actual y que abre las fronteras de la cultura, la política, la industria y la tecnología, crea un modelo educativo propio que se fundamenta en el paradigma conductista y en el paradigma cognitivo, respaldado por la teoría del campo de Lewin dándole un enfoque sociocultural, con el cual enmarca su ejercicio académico como institución y justifica su visión del proceso enseñanza – aprendizaje.